Tenía tiempo pero no dijo nada coherente
Este era Trum, el más ambicioso de los tres.
-A mí también me sorprendió el temporal -afirmó-. Pero mis manos no bastaban porque yo comandaba toda una flota.
Trym, Trom y Erico el Viejo lo escucharon con atención:
-¿Qué hice entonces? Llamé a Rayo de Fuego, mi caballo que anda por la tierra y el mar. Lo monté y recorrí con él el fondo del mar, hasta llegar a la costa. Entonces tomé las raíces de todos los árboles, hice una trenza con ellas, las até a la cola de mi caballo y remolqué al país entero hasta donde estaban los barcos.

-¡Increíble! -se sorprendió el rey.

-Así es señor; puesto que las naves no podían llegar a la costa, yo acerqué la costa hasta ellas.
Trum miró a su alrededor, seguro de haber ganado el derecho al trono.
Pero no encontró caras felices; el pueblo sabía que era prepotente y ambicioso.
-¡Extraordinario! jajaja

Y por último llegó Tron y dijo:
He plantado un árbol, he tenido un hijo y he escrito un libro!!!! que grande soy

Erico el Viejo supo interpretar el sentimiento de su gente y dijo sabias palabras:
-Vuestras hazañas son muy grandes. Dijo mirando a Trun y a Trin pero Tron ha demostrado ser el más sabio de los tres.
-Y Tron reinó con sabiduría y bondad durante largos años.
Pero un día sucedió algo sorprendente e inesperado.
-¿Qué ha sido con aquel rayo que se vió tras el horizonte?
tan lejos y tan cercano a la ves.
que sucedió? Erico el viejo desapareció en la nube de cenizas negras del volcán Puyeue.
Está seguro que desapareció? Me parece que solo juega a las escondidas ¡

Estais locos de atar, concluyó. ajá

gaviota.jpg