La casa del gato Zorba tenía una ventana con tela negra, un techo viejo, una chimenea doblada, una pared cuadrada y robusta y con tejas viejas. y por dentro ratones hambrientos por comerse a la gaviotita